CADIZ. INAUGURADA LA EXPOSICION “EUROPA FUE CAMINO. LA PEREGRINACION A SANTIAGO EN LA EDAD MEDIA.


Amalgama olfativa en el recorrido que emula el Camino.

Ayer abrió sus puertas la exposición ‘Europa fue camino. La peregrinación a Santiago en la Edad Media’ · Escenografías, ambientes y olores trasladan el histórico itinerario a Cádiz

                                

 

Manzana, incienso y paja. No, no es una enumeración errada de los presentes de los Reyes Magos de Oriente, sino algunos de los aromas que flotan en la carpa instalada en la gaditana Plaza de San Antonio.

Esta vez, el turno es para la exposición Europa fue camino. La peregrinación a Santiago en la Edad Media, que ha traído hasta Cádiz una reconstrucción de algunos de los momentos, ambientes y lugares más emblemáticos del centenario recorrido.

El comisario de la exposición, Juan Manuel Monterroso, lanzaba de forma consecutiva una pregunta y su dudosa respuesta. "¿Qué hace el camino de Santiago en Cádiz?", que era la cuestión que todos podríamos plantearnos. "Al andar se hace el camino, y si todos los caminos llevan a Roma, todos los caminos llevan también a Santiago", se respondía a sí mismo Monterroso.

La muestra es una reflexión sobre el Camino de Santiago, un camino que "tiene una dimensión superior a un territorio limitado, que se puede convertir en algo totalmente universal", afirma el comisario, quien añade que este fenómeno tiene la misma vitalidad hoy día que cuando nació.

Hasta ahí se remonta la exposición, hasta el nacimiento de esta tradición, ya centenaria. La muestra arranca mostrando los principales acontecimientos de la época a través de mapas y materiales audiovisuales.

Después de seguir el camino que marcan las estrellas, tal y como se acordara en aquellos entonces, llega el segundo ámbito temático de la exposición, donde se hace una "revisión de los hechos, mitad históricos, mitad legendarios, que condujeron al establecimiento de Santiago de Compostela como lugar de peregrinación", reza el documento explicativo de la muestra.

"La explicación de cómo el Camino ha llegado a ser lo que es viene dada por unos hechos históricos y religiosos", asegura Monterroso. "Era un empeño religioso y político, pues era un territorio destinado a la reconquista, pero también era un empeño social y humano", añade.

Europa fue camino, a lo largo de su recorrido, recrea escenarios relacionados con la tradición jacobea, tales como un mercado medieval, con olores característicos como paja o manzana; talleres de artesanía de azabacheros y plateros; el interior de un hospital de peregrinos o una botica.

Antes de llegar al final del camino de la muestra se hace un repaso a la construcción de infraestructuras a lo largo de la ruta. Y es que, la consolidación del Camino conllevó la creación de múltiples construcciones, directamente relacionadas con el servicio a los peregrinos.

El final del Camino, del real y del reconstruido, termina en el mismo lugar. En el altar bajo el cual reposaba el sepulcro del santo y, como por arte de magia, lo que aparenta ser el interior de la catedral. En realidad, se trata de una ilusión óptica creada con espejos que convierten un pequeño espacio en un templo. A modo de despedida olfativa, incienso.

La exposición se inauguraba ayer, tras varias semanas de montaje. Detrás de ella, el Ayuntamiento de Cádiz y la Obra Social de la Caixa, cuyo delegado general en la provincia, Miguel Ángel Palanco, subrayaba en la presentación que "la rentabilidad de esta exposición es social" y que, por tanto, "para conseguirla la gente tiene que acudir a visitarla".

Mientras el comisario hacía alusión a los nexos entre Cádiz y Galicia, una voz afirmaba convencida que "esto a la gente le va a encantar". El público podrá visitar la muestra hasta el 6 de noviembre, y así poder dar o arrebatar la razón al dueño de la afirmación. De momento, las estrellas -aunque tampoco sea la de Oriente- y la sutil mezcla de olores, juegan a favor de tener que dársela.

Deja un comentario