CUATRO BARRERAS IMPIDEN EL PASO POR EL ANTIGUO CAMINO DE ALARO A LLUC.


Alaró

Foto
Montones de tubos de los particulares de las fincas vecinas reposan en medio de la vía que conduce de Alaró hasta Lluc. Foto: M. RAMIS

Cuatro barreras impiden el paso por el antiguo camino de Alaró a Lluc, de titularidad pública
Los ecologistas exigen al Ajuntament la apertura de la vía, incluida en el catálogo municipal desde finales de los noventa

MARGALIDA RAMIS

«Ninguna barrera debería impedir el paso en los caminos públicos de la Isla». Con estas palabras denuncia el portavoz de Gadma, Bernat Fiol, las barreras que impiden el paso por el antiguo camino de Alaró hasta Lluc, ruta en la que existen hasta cuatro barreras que los excursionistas deben saltar. Ante esta situación, Gadma exige al Ajuntament d’Alaró que «agilice el procedimiento para la apertura del camino lo antes posible». «Y si no, que actúe el Consell», añaden los ecologistas, quienes lamentan que «es una injusticia que los ciudadanos tengamos que saltar barreras para pasar por un camino público».

Asimismo, Gadma recuerda que el camino viejo que conduce de Alaró hasta Lluc es un camino público que, a finales de la década pasada, cuando se aprobó el catálogo de vías públicas del municipio, se incluyó en dicho documento. Sin embargo, «ningún equipo de gobierno se ha puesto al frente de la recuperación de la vía», lamenta Bernat Fiol, quien agrega que «en Alaró han gobernado todos los partidos políticos y ninguno ha realizado ninguna actuación en este sentido».

Por otra parte, los ecologistas instan a las administraciones a llevar a cabo una investigación para averiguar quiénes han colocado las barreras, al mismo tiempo que piden «responsabilidades» por los hechos. Además, lamentan el hecho de que «seguramente quienes han colocado las barreras es porque no quieren que la gente pase libremente por aquí y tampoco se pueda ver todo lo que han hecho por esta zona». Desde Gadma recuerdan que este camino «se pudo transitar en coche hasta mediados de los años setenta, cuando las posesiones de Solleric cambiaron de propietario». En este sentido los ecologistas lamentaron que «el cambio de propiedad de la finca provocó la privatización del camino»

Asimismo, los ecologistas aseguran: «Nos reservamos nuestros derechos y del mismo modo que alguien ha colocado las barreras en un camino público, nosotros podemos quitarlas».

En cuanto a la recuperación de la vía, Bernat Fiol asegura que «todavía en algunos tramos se conserva el empedrado original del camino». En este sentido, insta al Consell de Mallorca a su recuperación, así como estudiar la posibilidad de incluirlo en la Ruta de Pedra en Sec. Gadma considera que este camino supone una alternativa de acceso a pie hasta Lluc que se debería potenciar como una ruta, «aunque en ningún caso se debería masificar». Además, los ecologistas consideran interesante la compra de las fincas próximas al camino de Font Figuera y Oli Clar por parte de la Administración «en caso de que se alcanzara un acuerdo».

Deja un comentario