Menú +
Menú +

ECOLOGISTAS DENUNCIAN LA OCUPACION DE CAMINOS ENTRE ALADREN Y PANIZA.


CAMPO DE CARIÑENA/CAMPO DE DAROCA.

Los ecologistas denuncian la ocupación del camino entre Aladrén y Paniza. La desaparición de gran parte del trayecto a raíz de una revisión catastral que concluyó en 2001 está en los tribunales.

LUIS FACI. Zaragoza.


El antiguo camino entre Aladrén y Paniza es objeto de controversia. La presunta ocupación de amplias partes de esta vía rural por dueños de fincas aledañas tras una revisión catastral ha motivado las protestas de vecinos y ecologistas. Los hechos han motivado la interposición de un recurso contencioso.

El camino discurre paralelo -en varios puntos se llega a solapar con ella- a la carretera CV-700 entre estas dos localidades, y ha sido usado tradicionalmente por paseantes a pie o en bicicleta. "Nuestro proyecto era que se crease un Pequeño Recorrido que conectara con el Gran Recorrido que pasa por Paniza, el GR-90", asegura José María Agudo. Este vecino de Aladrén y miembro de la organización ecologista Ansar solo pide "poder transitar por el camino". A las protestas se ha unido también la agrupación de Zaragoza de WWF/Adena.

Al parecer, los problemas nacieron cuando concluyó esta revisión catastral, en 2001. Según los denunciantes, varios dueños de campos aledaños se apropiaron de suelo de la Administración al unir las parcelas que poseían a un lado y otro del camino. Entre las irregularidades que señala la acusación está que uno de los propietarios de fincas supuestamente ampliadas, Ambrosio Cucalón, colaboró "desinteresadamente" con la empresa encargada de realizar la revisión catastral, como reconoció el alcalde aladrenero, José Cester (PAR), en su respuesta a un escrito de Agudo.

El trámite administrativo se tradujo en hechos casi al mismo tiempo. "Tuve un incidente -recuerda Agudo-: no me dejaron circular, el propietario decía que ese trozo era suyo. Yo solo quería llegar hasta mi campo". En julio de 2003, el Ayuntamiento de Aladrén trató de rebajar la calificación del camino de bien público a bien patrimonial. Agudo asegura que "gracias a varias alegaciones" suyas "el expediente no se cerró". Desde esa época, las roturaciones en la vía han sido constantes, como se observa en las imágenes.

El contencioso se presentó en diciembre de 2006. En él, los denunciantes piden que se permita el uso del camino y que la Administración recupere la propiedad. Con la declaración de los testigos ya concluida, el reconocimiento judicial se produjo hace días.

"El Ayuntamiento está en medio"

El primer edil optó por no entrar a valorar los hechos. "Prefiero no pronunciarme, el asunto está en manos de la Justicia. El Ayuntamiento solo está en medio", alegó Cester, que calificó de "bulo" -pese a que aparece en un documento público- que un propietario participara en la revisión catastral.

El presidente de Ansar, Jesús Maestro, mostró por su parte "preocupación" por casos como el acontecido en Aladrén. "Nos hemos enterado por una casualidad, a raíz de la movilización que ha provocado su ocupación", dijo Maestro, para quien existe una "indefensión" ante las revisiones catastrales. "Nos gustaría que las administraciones defendieran lo público. Este es un caso sangrante", significó. El presidente de Ansar reivindicó por el contrario "que cada vez haya más senderos" para "preservar las zonas rurales".

"No queremos contar cuántas hectáreas se han quedado", dice José María Agudo. "Son 2.500 m2 de secano, ¿qué pueden sacar de eso? No tiene mucho sentido."

Deja un comentario