Menú +
Menú +

HERIDO POR UN CEPO DE PUAS ESCONDIDO EN EL SUELO


Un jiennense herido por un "cepo" con clavos oculto en un sendero

www.diariojaen.es/index.php/menujaen/25-notlocales/60521-un-jiennense-herido-por-un-qcepoq-con-clavos-oculto-en-un-sendero%3f%22%2c%0a%20%20%20%20%20%20%20%20%09%22title%22%3a%20%22un%20jiennense%20herido%20por%20un%20%22cepo%22%20con%20clavos%20oculto%20en%20un%20sendero%22%2c%0a%09%09%09%22theme%22%3a%20%22brick-red%22%2c%0a%20%20%20%20%09%20%20%20%20%22nick%22%3a%20%22@diariojaenes%22%2c%0a%09%09%09%22style%22%3a%20%22big%22%0a%20%20%20%20%09%7d%0a)">

 

Víctor Araque, Alberto Parejo y Julio Rodríguez muestran la trampa

Antonio Heras/ Jaén
Segundo aviso. Un mes después de que unos ciclistas denunciaran la instalación de peligrosos "cepos" con clavos, ocultos en un paraje entre el Megatín y Jabalcuz, un corredor jiennense resultó herido en el pie mientras entrenaba en la zona junto con dos amigos. Julio Rodríguez, Víctor Araque y Alberto Parejo son tres amigos jiennenses a los que les apasiona el deporte, en concreto las carreras de montaña. Ayer, como muchos otros fines de semana, decidieron salir a correr por el campo y, esta vez, acudieron hasta el barranco del Megatín, situado en Torredelcampo.

 

"Es una zona por donde pasa mucha gente, porque tiene la cascada, y cuenta con un sendero señalizado por el que pasean muchas familias con niños, además de ciclistas y corredores", cuenta Rodríguez. Pretendían llegar hasta Jabalcuz y regresar a la capital a partir de allí. Pero, sin embargo, no pudieron llegar a completar la ruta. "Precisamente estuvimos hablando, antes de empezar a correr, de la noticia que salió en Diario JAEN sobre las trampas con pinchos que habían encontrado unos ciclistas en la misma zona”, asegura Rodríguez. Eran cerca de las once y media de la mañana. Tras echarse unas fotos junto a la cascada, comenzaron el entrenamiento por uno de los senderos. " A los treinta segundos noté un pinchazo en la planta del pie derecho que me obligó a parar", narra Parejo. "Me quité el calcetín y vi que había mucha sangre", añade. Al comprobar que su amigo no los seguía, Rodríguez y Araque volvieron sobre sus pasos. Enseguida pensaron en los "cepos" y, efectivamente, descubrieron en el camino una de esas trampas —con clavos de unos diez centímetros— semienterrada y puesta de través. "Me invadió una indignación, una sensación de impotencia, de inseguridad", describe el herido, que tuvo que trasladarse hasta el hospital, donde, tras comprobar que la incisión en el dedo gordo no requería sutura, le pusieron la vacuna contra el tétanos.

Deja un comentario