JULIAN CORCUERA: REDESCUBRIDOR DE LOS CAMINOS PUBLICOS DE CORDOBA


Julián Corcuera: in memoriam

 

 

 

Ecologistas en Acción in memoriam de Julián Corcuera, el redescubridor de los caminos públicos de Córdoba.

Los caminos públicos y pecuarios lloran desde hace días la pérdida de un hombre bueno, Julián Corcuera, “El Majo”. Ecologistas en Acción iniciará en breve contacto con los colectivos ambientalistas e instituciones públicas de la ciudad para otorgarle públicamente, el reconocimiento que se merece una persona que dedico más de 30 años de su vida, la mayoría de ellos sin más apoyo que su incombustible entusiasmo juvenil, en desempolvar los archivos y documentos abandonados en las estanterías de los organismos públicos y, en desmenuzar e interpretar el paisaje serrano, en busca de vestigios que le dieran la clave para localizar el inicio o la continuación de algunos de los numerosos caminos públicos y pecuarios, cargados de historia y recuerdos, que serpentean la Sierra de Córdoba.

Julián Corcuera “El Majo” a lo largo de su vida destacó por su tenacidad y por su más absoluta fidelidad para con aquellos que con una intuición desproporcionada era capaz de captarle los valores que a las personas les exigía, entrega, seriedad y constancia en el trabajo, y muestra de ello, es fue su militancia desde siempre y hasta el final en la Unión General de Trabajadores (UGT), muestra es fue su fidelidad a su querido amigo Antonio López, artífice en Córdoba de la lucha contra el latrocinio de numerosos caminos públicos, a su club de senderismo “Llegas como Puedas” y, en general a todos sus amigos/as.

Su información ha representado un pilar básico para ir iniciar el proceso lento, farragoso y azaroso, de recuperación de los bienes públicos que representan los caminos vecinales. ¡Cuántos kilómetros de vías pecuarias, no estarían deslindadas o en proceso de deslinde sin su trabajo callado y discreto durante tantos años! Otras virtudes de Julián ha sido su permanente afán por pasar desapercibido, su bondad rozando la candidez, y sobre todo un sentido de la gratitud que manifestaba constantemente en cada conversación. ¡Cuánto agradecía una conversación, que en la mayoría de las veces se convertía en un monólogo por parte de Julián, atiborrándote de datos y minucias sobre sus investigaciones! Sin duda, fue lo que se dice una buena persona.

Ecologistas en Acción, supo reconocer en Julián desde un primer momento a una de las personas más honestas que se movían por la Sierra de Córdoba con un interés desmedido en reponer los bienes públicos en manos usurpadoras. Por eso, en el transcurso de una asamblea anual de Ecologistas en Acción (Enero de 2005), se le concedió, en un acto presidido por el cariño y el afecto, el título de socio honorífico de Ecologistas en Acción.

Julián se nos ha ido si que haya podido lograr su último sueño: clasificar, ordenar y dar a conocer a los cordobeses/as los miles de topónimos que se adueñan de cada rincón de la Sierra de Córdoba.

Por lo mucho que nos dio, Ecologistas en Acción va iniciar las gestiones oportunas y necesarias para un merecido reconocimiento de un cordobés ejemplar. Entre otros objetivos nos gustaría conseguir que algún parque público, plaza, o calle de Córdoba lleve su nombre, así como un reconocimiento institucional, presentándose próximamente una buena ocasión, el 5 de Junio, Día Mundial del Medio Ambiente, jornada en la que se viene organizando un acto por parte del Ayuntamiento de Córdoba para entregar el Premio Chico Mendes .

En cualquier caso, el mejor homenaje y gesto de recuerdo que podemos hacer es seguir luchando, con la misma honestidad y perseverancia que presidió el trabajo de Julián, por recuperar hasta el último metro cuadrado de camino público. Se lo debemos.

 

 

Deja un comentario