LA TRASHUMANCIA ENTRA EN EL TURISMO RURAL.


20 personas, que viven en ciudades de toda España, van a transitar este fin de semana con 1.500 animales por cañadas del Condado y Segura.

Expedición trashumante

DURANTE 3 días, 20 personas de todos los puntos de España, que habitualmente respiran ambientes urbanos, van a incorporarse a un grupo de pastores de la provincia para transitar con ellos por sendas, veredas y cordeles de las comarcas de El Condado y La Sierra de Segura. De esta manera, conduciendo un ganado compuesto por 1.500 animales entre ovejas, cabras y vacas bravas, pretenden vivir la experiencia de la trashumancia.

La iniciativa ha sido proyectada por un grupo de empresarios ligados a la agricultura y a la ganadería ecológica que quieren crear un producto turístico relacionado con el pastoreo. En principio, como experiencia piloto van a participar 20 de los 150 inscritos en el proyecto. Si la actividad cuaja, se llevará a cabo una segunda fase en primavera y se perfilará de manera definitiva un programa de rutas viajeras en las que los pastores podrían obtener unos ingresos adicionales.

La actividad se desarrollará en los 3 días del puente de la Inmaculada. Entre los expedicionarios, personas que proceden de Madrid, Cataluña, País Vasco o Comunidad Valenciana. Curiosamente, no hay nadie de Jaén.

En el largo fin de semana los improvisados ganaderos acompañaran a los pastores y a sus perros por las cañadas reales para vencer en ese pulso permanente que tienen con una modernidad que anda lejos de impedir que las vías pecuarias se vean invadidas por edificios, parques recreativos, carreteras y roturaciones de tierras.

Cuatro jinetes a caballo ayudarán a la buena circulación del ganado y oficiarán de ‘coches escoba’ si surge algún imprevisto. Durante el largo recorrido sufrirán el frío de la noche, escarchas, alguna que otra lluvia y la densa soledad del camino. Una buena tienda de campaña, una cerca portátil para encerrar al ganado o el empleo de teléfonos móviles para comunicarse con la familia, convertirán en soportable la dureza del viaje. Ayudará también la rica gastronomía de la sierra a base de migas, ajopuerco, patatas pegadas, andrajos o camuña de liebre.

Tres etapas

La expedición saldrá el viernes desde Santisteban del Puerto. Un autobús los llevará hasta la cola del pantano del Tranco, concretamente al paraje conocido como Olla Morena. Allí se unirán a los pastores y al grueso del ganado. Al día siguiente comenzará la primera etapa entre Olla Morena y La Lancha, 20 kilómetros entre los que abundan pasos angostos que los animales tienen que atravesar de uno en uno.

La segunda entre La Lancha y Cornicabral, zona de transición entre las comarcas del Condado y Segura. La etapa final es la del regreso a Santisteban después de superar Puente Mocho por Beas y Chiclana de Segura. Los viajeros pondrá fin a su experiencia, mientras que los pastores trashumantes transitarán siete días más hasta alcanzar los Encinares de Vilches y llegar a La Carolina.

Deja un comentario