MEDIO AMBIENTE RECUPERA EN 2.009, CERCA DE 880 KM. DE VIAS PECUARIAS EN ANDALUCIA.


Medio Ambiente recupera durante 2009 cerca de 880 kilómetros de vías pecuarias en toda Andalucía

La Consejería de Medio Ambiente ha deslindado durante 2009 en Andalucía 877,23 kilómetros de vías pecuarias, que junto a los 105,64 que se han recuperado en lo que va de año, elevan la cifra total de deslinde a 7.377,31 kilómetros desde que en 2001 la Administración autonómica pusiese en marcha un plan específico para recuperar estos caminos tradicionales y proteger así este enorme patrimonio público de todos los andaluces.

La adecuación y reutilización de estos espacios permite aprovecharlos tanto para su tradicional función ganadera como para usos turísticos y medioambientales. Así, además de presentar una gran potencialidad para la conservación de los espacios protegidos como corredores ecológicos y de conexión entre los distintos enclaves naturales, estas rutas sirven también para fomentar el desarrollo económico y social en el ámbito rural.

Sevilla es la provincia andaluza en la que más kilómetros de vías pecuarias se han deslindado desde que la Administración autonómica iniciara su plan de recuperación, con 1. 432,59 kilómetros. Le siguen Córdoba con 1.190,01; Cádiz, con 1.171,85; Jaén, 994, 84; Granada, 920,01; Málaga, 676,62; Huelva, 610,34; y Almería, con 381,05 kilómetros.

Asimismo, del total de kilómetros deslindados durante 2009, la mayor parte corresponden a la provincia de Córdoba (231,12 Kilómetros); seguida de Granada (219,37); Almería (95,67); Jaén (93,05); Málaga (88,37); Cádiz (50,38); y Huelva, con 30,97 kilómetros.

Vías pecuarias

Las vías pecuarias existentes en Andalucía se denominan cañadas, cordeles o veredas atendiendo a sus dimensiones. Las primeras tienen una anchura máxima de 75 metros, mientras que los cordeles no sobrepasan los 37 metros, y las veredas, los 20. Junto a estos caminos se sitúan los abrevaderos, descansaderos y majadas, asociados al tránsito ganadero.

Los deslindes que realiza la Junta tienen por objeto la configuración de espacios en los que tengan cabida las funciones agrarias y ganaderas, recreativas, como senderismo, turismo ecuestre o cicloturismo; y ecológicas, como los corredores o las actuaciones de fomento de la biodiversidad en aquellas vías pecuarias que aunque su uso específico sea otro, permitan, por ejemplo, las repoblaciones.

Deja un comentario