Menú +
Menú +

PARALIZADAS POR SEGUNDA VEZ UNAS OBRAS NO AUTORIZADAS


Vecinos de Los Arroyos alertaron el pasado mes de agosto a Ecologistas en Acción de los daños que estaban ocasionando unas obras en la finca rústica Las Zorreras y en la Colada de Navalquejigo. Según comprobó este colectivo, “se estaban llevando a cabo, en la más completa impunidad y en pleno periodo vacacional”, distintas actuaciones “no autorizadas”. En el caso de la finca de Las Zorreras (Suelo No Urbanizable de Especial Protección, Grado 1, formando parte de la Cerca de Felipe II), los ecologistas detectaron desmontes y allanamiento de terreno con excavadoras y retroexcavadoras que han modificado completamente el ámbito; afección a la masa arbórea y arbustiva, sepultando hasta 50 centímetros los troncos de algunas encinas y talando otras; apertura de caminos; y actuación ilegal en el cauce de un arroyo, con apertura de pozos y construcción de varios puentes.

Mientras, en la Colada de Navalquejigo (Camino Viejo de El Escorial, perteneciente a la Red de Vías Pecuarias ), este colectivo denuncia el ensanchamiento ilegal, al no contar con el informe preceptivo de la Comunidad de Madrid, en un tramo de aproximadamente un kilómetro, para permitir el tráfico de vehículos motorizados no autorizados; vertido de grandes cantidades de arena; y podas antirreglamentarias de encinas centenarias en los márgenes.

Sin licencia municipal
Tras poner los hechos en conocimiento de la Guardería Forestal, Ecologistas en Acción presentó una denuncia ante el SEPRONA, además de alertar al Ayuntamiento de El Escorial y a los departamentos de Disciplina Ambiental y Vías Pecuarias de la Comunidad de Madrid.

De hecho, explican ahora desde el colectivo ambientalista, el edil del área les comunicó telefónicamente que las citadas obras no contaban con licencia municipal ni informe favorable de la Comunidad.

De este modo, se personaron en el lugar de los hechos los agentes agentes forestales, la Policía Local, efectivos del SEPRONA y de la Confederación Hidrográfica del Tajo, emitiendo un acta de paralización cautelar.

Sin embargo, vecinos de la zona denunciaron hace una semana que las obras se habían reanudado. “El viernes 23, una excavadora provista de puntero todavía perforaba las formaciones graníticas que alberga la finca”, aseguran los ecologistas, que pusieron los hechos en conocimiento de los agentes forestales, la Policía y el edil escurialense de Medio Ambiente. El lunes 26, prosiguen su relato desde este colectivo, “las máquinas habían desaparecido”. En el Ayuntamiento, añaden, “nos comunicaron que se iba a proceder al precintado de la finca”.

Ante esta situación, Ecologistas en Acción hace un llamamiento a las autoridades competentes para que se “depuren responsabilidades y se paralicen definitivamente estas obras ilegales que están afectando de forma irreversible a todo el ámbito, que goza de altos niveles de protección”. Igualmente, este colectivo pide que se reparen los daños ocasionados

Deja un comentario