La presidenta de la Diputación de Guadalajara, María Antonia Pérez León1, ha participado hoy en las jornadas organizadas en Madrid por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural2 y Marino3 bajo el título “Caminos Naturales. Hacia la puesta en valor de los itinerarios naturales no motorizados”, que han sido inauguradas por el Secretario de Estado de Medio Rural4 y Agua, Josep Puxeu. En esta primera intervención pública tras su nombramiento como presidenta de la Red de Gobiernos Locales + Biodiversidad 2010 de la Federación Española de Municipios5 y Provincias (FEMP), Pérez León ha apostado por incrementar las inversiones en rehabilitación y mantenimiento de los caminos públicos para que sean elementos importantes en el desarrollo turístico y económico sostenible.

Pérez León ha reivindicado el valor que representan estas vías para la movilidad, la accesibilidad y la cohesión del territorio rural, y ha explicado los beneficios que representan para la diversidad biológica, al mismo tiempo que constituyen una “pasarela a la naturaleza”. Los caminos no motorizados cubren un recorrido de cerca de un millón de kilómetros en toda España, de los cuales un tercio se encuentran en unas condiciones de uso que la presidenta ha calificado como “inadecuadas”. La inversión media anual realizada en los caminos es de algo más de 2.000 euros por kilómetro.

La presidenta ha recordado las iniciativas que mantiene la Diputación de Guadalajara en este ámbito, como el convenio de arreglo de caminos suscrito con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. El acuerdo que se firmará este año prevé una inversión de nueve millones de euros hasta 2013, financiados al 50% por ambas administraciones. El convenio finalizado en 2009, con una inversión de 4,3 millones de euros, llegó a 278 municipios (casi el 90% del total de la provincia) con más de 15.000 horas de trabajo empleadas.

En las actualidad, unos 10 millones de personas viven en el mundo rural y el 70% de los municipios españoles tienen menos de 5.000 habitantes. Ellos son los principales usuarios y beneficiarios de los caminos naturales, cuyo buen estado y uso ayuda a evitar riesgos como los incendios forestales y los daños al ecosistema. Una tarea en la que, según dijo Pérez León, también está implicada la Red que preside, tanto en lo que se refiere a actuaciones concretas, como al trabajo de sensibilización de la población en la protección y conservación de la biodiversidad en cada territorio.