SEGOVIA NO OLVIDA SU PASADO TRASHUMANTE






Segovia no olvida su pasado trashumante

 

El proyecto de la experta en desarrollo rural, Raquel Casas, y el fotógrafo Roberto H. Yustos recibirá una de las Becas de Medio Ambiente que convoca la Obra Social de Caja Segovia.




Recopilar y difundir los conocimientos tradicionales ligados a la trashumancia en la provincia de Segovia. Ese es el objetivo principal de la licenciada en Ciencias Medioambientales, Raquel Casas, y el fotógrafo Roberto H. Yustos. El proyecto de ambos ha sido elegido por la Obra Social de Caja Segovia para ser uno de los beneficiarios de las XXII Becas de Medio Ambiente, que financian actividades de esta índole con una cuantía total de 6.000 euros.
Casas trabaja como especialista en desarrollo rural en el Ministerio de Medio Ambiente, y desde el año 2000 sus estudios se centran en la investigación de la transhumancia y su historia. “Es muy importante el estudio de la trashumancia pues de sus prácticas en el pasado han derivado paisajes como las cañadas y las dehesas e incluso ha influido en la política pues algunas ordenanzas municipales tienen su motivación por la transhumancia”, explicó Casas.

Las fases


El proyecto se estructura en tres fases secuenciales. La primera, conocer y documentar la actividad ganadera transhumante, recopilando los conocimientos ligados a la gestión tradicional de recursos naturales y ecológicos. En segundo lugar, elaborar una base de datos, un archivo gráfico y una cartografía digital con toda la información; es aquí donde el entra en escena el fotógrafo Roberto H. Yustos, que ya acompañó a los pastores de la Cañada Real Conquense (que une Jaén con Teruel) durante los 420 kilómetros de trayecto. Por último, establecer un diagnóstico y plantear las propuestas para la conservación del paisaje y otros elementos del patrimonio natural y cultural.
Casas afirmó que el estudio sobre esta práctica en la provincia de Segovia está completamente parado. “En nuestra ciudad parece que ya no se les da importancia, cuando siguen quedando reductos de esta tipología de ganadería”, comentó Casas. Además, añadió que “hay un vacío de información en la provincia sobre este asunto y vamos a tratar de remediarlo”.

Pionero


Este proyecto de investigación representa una oportunidad pionera para Segovia, ya que será la primera provincia en todo el país en contar con un estudio de este tipo, con todo lo que ello conlleva para la conservación del patrimonio cultural.
Segovia, gracias a su posición geográfica, se convirtió en zona de paso de numerosas vías pecuarias. Tal fuel la importancia de la transhumancia en la provincia, que a mediados del S. XVIII un tercio de los municipios de Segovia practicaban la transhumancia.
En esta época se desarrolló en Segovia la industria textil de la lana más importante del Reino, debido a la práctica de los pastores ambulantes. Los conocimientos de los pastores transhumantes sobre el suelo, los animales o la vegetación, así como sobre técnicas artesanas de producción y productos de consumo, pueden ser muy valiosos en la actualidad para crear productos de alta calidad, como explican los responsables de este estudio en la memoria que entregaron a Caja Segovia.

Proyecto becado


Cuando Caja Segovia les comunicó que su proyecto había sido uno de los cinco elegidos para cubrir parte de su financiación, a través de las Becas de Medio Ambiente, ambos no podían creérselo. En total, la entidad les ha dotado de 6.000 euros para cubrir todos los gastos. “Utilizaremos ese dinero para trasladarnos de un pueblo a otro y pagar noches de hostal. También nos gustaría hacer algún cursillo o seminario sobre el tema y podemos utilizar el dinero para pagarlos”, afirmó una ilusionada Raquel Casas. Ella cree que la recogida de todos estos conocimientos (que se publicarán en una guía de la que distribuirán más de 1.000 ejemplares, en torno a junio del próximo año) pueden influir en determinadas políticas, en relación con asuntos de desarrollo rural.


Deja un comentario