Menú +
Menú +

UNA CONSTRUCTURA INICIA LAS OBRAS DE UN PAI PARALIZADO POR LOS TRIBUNALES.


Una constructora inicia las obras de un PAI paralizado por los tribunales

En la zona van 2.000 casas y un campo de golf

<>

 

a toda máquina. Una de las excavadoras que desde el jueves trabaja en la apertura de caminos en el "Tos Pelat".

. Una de las excavadoras que desde el jueves trabaja en la apertura de caminos en el "Tos Pelat". CAE

 

J. Sierra, Valencia

Una retroexcavadora inició el jueves los trabajos de desbroce en varias parcelas de paraje conocido como Coto Catalá, en el término municipal de Llíria, donde una constructora proyecta una actuación urbanística presuntamente paralizada por el Tribunal Superior de Justicia(TSJ) de la Comunitat Valenciana hace apenas un mes.

 El TSJ anuló la aprobación del Sector Golf SRA-28 del Coto Catalá donde se preve construir 2.000 casas, un centro comercial, un hotel y un campo de golf en terrenos calificados de especial protección desde el año 1985.
Con anterioridad a la anulación, que se hizo por motivos formales- la adjudicataria del PAI no estaba debidamente clasificada para contratar con la administración-, la Comisión Territorial de Urbanismo de la Generalitat aprobó una reclasificación de suelo que daba luz verde al proyecto pese a los informes ambientales en contra y al contenido de la Declaración de Impacto Ambiental
El jueves, los promotores del recurso que derivó en la anulación del PAI, Salvador Peiró, del Centro de Acuicultura Experimental y José Vicente Edó, presidente de la Asociación de Interés Urbanístico "Tos Pelat", comprobaron como las excavadoras comenzaban a arrasar decenas de pinos y a abrir caminos en la zona forestal incluida en el proyecto. Edó y Peiró requirieron entonces la presencia de la Guardia Civil y de la Policía Local de Llíria, cuyo ayuntamiento asegura que el proyecto cuenta con todos los permisos necesarios.

Las máquinas volvieron al tajo ayer y abrieron un camino o pista en suelo forestal protegido, según los denunciantes, que optaron por presentar una nueva denuncia por escrito en el cuartel de la Guardia Civil de Llíria. Los trabajos afectan además a la Vereda de Bétera o Cordel de Castilla, una vía pecuaria que debería estar protegida independientemente del resultado de los recursos.
Ayer, Boro Peiró no se explicaba la ausencia de los agentes forestales de la conselleria -con competencias sobre vías pecuarias- en el lugar de los hechos. Según aseguran, las máquinas están destrozando una superficie incluida en el Catálogo Forestal Valenciano en el que varios informes apuntan a la existencia de especies protegidas.

Los denunciantes han entregado a la Guardia Civil un CD con imágenes de la destroza y de los endemismos que supuestamente han sido dañados. Ambos exigen que las máquinas no vuelvan a trabajar hasta que no se aclare la situación jurídica del terreno.

Deja un comentario