MADRID. SE INVADE LA VEREDA CAMINO DE CARRERA.


Se invade la Vereda Camino de la Carrera

Fuente:  Ecologistas en Accion.

La Vereda Camino de la Carrera ha sido, en los últimos años, la vía de entrada de las ovejas trashumantes que luego se pasean por las calles de la capital. Ahora es objeto de una actuación sin mesura en la que se aúnan agresiones acumuladas a lo largo de decenios. El Gobierno de la Comunidad continúa pasivo ante estos desmanes a lo largo y ancho de la región.

La Vereda Camino de la Carrera tiene una anchura nominal de 20,89 metros y conecta -a pesar de las numerosas interrupciones viarias que sufre- la Casa de Campo con el Parque Regional del Río Guadarrama. Forma parte del sendero de Gran Recorrido (GR), diseñado por Ecologistas en Acción, denominado Senda de las Merinas en honor de los rebaños de esta especie ovina que la han transitado en afán de recuperar estos viejos caminos ganaderos. El GR Senda de Merinas, de 53 km de longitud discurre, de forma íntegra, por la red de vías pecuarias de la Comunidad uniendo Madrid con San Lorenzo de El Escorial.

Pero, una vez más, el afán depredador de proyectos urbanísticos junto al de la expansión del Campo de Golf de Retamares, que va a pasar de 9 a 36 hoyos, supone agredir este espacio de dominio público que es la Vereda Camino de la Carrera.

En pocos días el paisaje ha cambiado de forma rotunda y el paso está vedado debido al tránsito de camiones de gran tonelaje, excavadoras, tuberías,… que ocupan la vía pecuaria. Esta tiene un final incierto en un municipio donde el metro cuadrado no parece ser de los más baratos de España. Una vía pecuaria de 20,89 metros de ancho por más de 7 km de longitud, en ese municipio, no es sino un “despilfarro” en ojos de agentes urbanizadores. Incluso un responsable de este Ayuntamiento llegó a decir que iba a urbanizar hasta las mismas rotondas de las autovías de su municipio.

Las vías pecuarias, de potenciales corredores ecológicos van siendo transformadas, en el mejor de los casos, en ortopédicas zonas ajardinadas cortadas por numerosos viales que impiden la continuidad que exige la Ley de Vías Pecuarias. En peores casos, son sepultadas, robadas o permutadas de forma vergonzante por actuaciones diversas con el beneplácito de la Consejería de turno que gestiona estas vías.

Ecologistas en Acción manifiesta su más firme protesta por el tratamiento de los 4.200 km de vías pecuarias de la región madrileña que ocupan 14.000 hectáreas, un espacio equivalente al de El Monte de El Pardo. Y en particular, en el caso de la Vereda Camino de la Carrera un corredor ambiental que no quiere ser un bulevar urbano.



Deja un comentario