Un plan mejorará la conexión de la mitad de los municipios de Málaga.

A pesar de su cercanía, para ir a día de hoy por carretera entre Pujerra y Jubrique, dos pequeñas localidades del Valle del Genal, es necesario llegar hasta Ronda por la A-397, que une San Pedro Alcántara con la Ciudad del Tajo, y de aquí tomar la A-369 que va hacia Algeciras hasta Algatocín y de ahí dirigirse a Jubrique. Un itinerario que supone un tiempo de viaje de una hora y veintisiete minutos. Si un turista que llega a la provincia quiere ir de Benaque –núcleo poblacional de Macharaviaya– a Iznate, en la zona montañosa de la Axarquía, debe utilizar cuatro carreteras bajando hasta la zona costera y luego subir; además si ese visitante mira en el Google Maps, esta herramienta digital le indicará que el trayecto más rápido es por un camino que no aparece recogido en los mapas de carreteras.

Con el objetivo de mejorar estas comunicaciones reduciendo el kilometraje y la duración del viaje, la Diputación de Málaga ha puesto en marcha el plan Vía-ble, una ambiciosa actuación, para trabajar en 292 kilómetros de 42 caminos rurales públicos con una inversión de algo más de 50 millones de euros en un plazo de diez años y del que se beneficiará la mitad de los pequeños municipios, especialmente de las zonas orográficamente más complicadas de la provincia como la Serranía de Ronda, la Alta Axarquía y las zonas montañosa de Antequera y el Guadalhorce. Un programa para el que se deberá cerrar un acuerdo con la Junta de Andalucía (titular de estas vías rurales) y los ayuntamientos afectados y que está abierto a ampliarse con nuevas incorporaciones.

Pujerra-jubrique

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.